Samstag, 21. Februar 2015

Estrategias para prolongar el telómero



Longevidad y telómeros:
Avanza la promesa de extender la vida
( Estrategias para prolongar el telómero)







Diversas investigaciones han demostrado que mediante la extensión del telómero -una estructura ubicada al final de los genes que protege al cromosoma- es posible mantener la salud y aumentar la expectativa de vida en distintos organismos, incluido el hombre. Algunos estudios ratifican la efectividad de estrategias para prolongarlo, así como a la actividad telomerasa, la enzima que lo sintetiza. Entre estos métodos se incluyen: los estilos de vida saludables, el mantenimiento de ciertas hormonas, algunas substancias específicas y el uso de campos electromagnéticos.


Algunos estudios han comprobado que llevar un estilo de vida saludable, que incluye: una alimentación equilibrada, la práctica de ejercicios físicos moderados en forma regular y el manejo del exceso de estrés, son capaces de prolongar el telómero e impactar positivamente sobre la salud y la expectativa de vida de varios organismos, incluido el hombre.


Sin embargo, si bien puede ser la base fundamental para extender el telómero, existen otros factores adicionales que pueden influir positivamente sobre esta estructura ubicada al final de los genes. Varias líneas de investigación han demostrado que estrategias como, por ejemplo, el mantenimiento de ciertas hormonas en las personas de edad (estrógenos, GH/IGF-1), algunas substancias específicas (multivitaminas, Astragalus membranaceus) y el uso de campos electromagnéticos, pueden lograr que disminuya su ritmo de acortamiento.

Aún se desconoce la verdadera magnitud del efecto que la extensión del telómero puede tener en el ser humano sobre su expectativa media de vida (EMV) –que es el tiempo promedio que vivirá una persona en forma activa, productiva y saludable-, y la de vida máxima (EVMx) –o el límite de vida posible-. No obstante, ya que algunos estudios muestran que los animales y las personas más longevas tienen los telómeros más largos que aquellos de vida más corta, y que el mantenimiento de estas estructuras posee un impacto positivo sobre la salud y la calidad de vida en los humanos, se especula que mantenerlo podría tener influencias favorables en ambos tipos de expectativas de vida.
Las evidencias científicas


Hormonas y telómeros



Los científicos han encontrado que la telomerasa, la enzima que repara y regula los telómeros, es controlada y activada por las hormonas. Por lo tanto, varias investigaciones sugieren que existe una relación entre un buen estado de salud y una alta calidad de vida, y el mantenimiento de los niveles de ciertas hormonas. Algunos estudios indican que dejar que las hormonas decaigan es permitir que los telómeros se acorten, y cuando esto sucede, las células envejecen, lo cual predispone a la enfermedad y luego a la muerte prematura.

Otras investigaciones muestran que mantener los niveles óptimos de estrógeno en la mujer ayudan a preservar la longitud de los telómeros. Un estudio retrospectivo de casos control investigó la influencia de la terapia hormonal (TH) a largo plazo en la longitud de estas estructuras en 130 mujeres posmenopáusicas de 55 a 69 años de edad (1). Los investigadores encontraron que los telómeros eran más largos en las mujeres posmenopáusicas que tenían una historia de TH a largo plazo (duración media de 8,4 ± 2,3 años) que en aquellas que no tenían terapia hormonal. Este estudio sugiere que las mujeres posmenopáusicas pueden reducir el desgaste del telómero mediante el reemplazo de estrógenos o estrógenos conjugados con progesterona (1).


Otros trabajos muestran que la longitud del telómero también está asociada con los niveles óptimos de hormona de crecimiento (GH). Un estudio publicado en 2009 en la revista Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism, investigó a 2.744 hombres y encontró que la longitud de estas estructuras se asoció positivamente con concentraciones de niveles séricos de IGF-1 (factor de crecimiento insulino símil-1), que es la hormona efectora de muchas de las acciones de GH en el cuerpo (2). 


Consistente con estos resultados, otra investigación publicada el mismo año en la revista J Gerontol A Biol Sci Med Sci, apoya las observaciones previas de que IGF-1 juega un rol en le mecanismo relacionado con el mantenimiento del telómero (3).

Sustancias que prolongan el telómero


Los suplementos multivitamínicos representan una importante fuente de micronutrientes que pueden afectar positivamente la longitud del telómero, modulando el estrés oxidativo y la inflamación crónica. Un estudio en 586 mujeres examinó si el uso de multivitamínicos se asocia con telómeros más largos (4). Comparadas con las que no ingerían multivitaminas, el estudio encontró que el largo del telómero del ADN de los leucocitos (células de la sangre) fue en promedio un 5,1% más largo. Además, al analizar los micronutrientes de la dieta, se observó que un mayor consumo de vitaminas C y E estuvo asociado con una mayor longitud de los telómeros. Este estudio proporciona la primera evidencia epidemiológica de que el uso de multivitamínicos se asocia con una mayor longitud del telómero entre las mujeres (4).


En febrero de 2011, un artículo publicado en la revista científica Rejuvenation Research, mostró cómo un preparado comercial llamado AT-65, que contiene un componente natural específico de la raíz de Astragalus membranaceus (planta originaria de ciertas regiones de China), administrado junto a suplementos alimenticios y consejos médicos, es capaz de hacer más lento el acortamiento del telómero de las células del sistema inmunológico (5). En agosto del mismo año, parte integrante del mismo grupo de investigación, junto a otros científicos, demostró cómo el mismo preparado purificado de Astragalus membranaceus fue capaz de aumentar la longitud media del telómero y disminuir el porcentaje crítico de estructuras cortas, así como el daño en el ADN de los fibroblastos de embriones en ratones de laboratorio (6). Además, el trabajo evidenció una mejora de algunos indicadores que abarcan la salud, incluyendo la tolerancia a la glucosa, la osteoporosis y la consistencia de la piel, sin aumentar significativamente la incidencia general de cáncer (6).
Campos electromagnéticos y longitud del telómero


La resonancia electromagnética (REM) de alta frecuencia debido a los campos electromagnéticos (CEM) puede afectar directamente los mecanismos moleculares intracelulares. Antes se pensaba que no tenían un impacto directo sobre los tejidos biológicos, pero evidencias crecientes demuestran que los campos electromagnéticos (CEM) pueden alterar la manera en que las células transcriben (producen) sus proteínas, regulan el mantenimiento celular, o entren o escapen a la senescencia. Una proteína particular generalmente implicada en el mantenimiento y la reparación celular es la telomerasa.


Desde la década del 70, el doctor Norman Shealy, de la Universidad de Holos, en Missouri, Estados Unidos, viene trabajando con los campos electromagnéticos como alternativa de tratamiento médico mediante varios dispositivos en una variedad de dolencias, desde la depresión hasta el cáncer. 


Cuando se aplican estos instrumentos se produce una corriente que emite CEM oscilantes con frecuencias entre 54 y 78 GHz. En base a esta experiencia, algunos investigadores han especulado que este rango de frecuencia podría actuar sobre un patrón asociado a la activación de la telomerasa en los leucocitos humanos (células de la sangre), como lo sugieren los estudios previos de Shealy (trabajos sin publicar). Otro investigador, Scott Kelsey, del Departamento de Ciencias Biomédicas de la Universidad del Estado de Missouri, aisló células de ratón de laboratorio y las sometió a una frecuencia de oscilación de 30 minutos al día durante aproximadamente 4 meses, y luego midió las regiones teloméricas. 

Los resultados parecieron indicar un mantenimiento de los telómeros y un alargamiento sutil de los mismos (trabajo sin publicar).

Recomedaciones


En resumen, se sabe que los malos hábitos en la dieta y los demás aspectos del estilo de vida como la falta de ejercicio regular y el exceso de estrés, promueven la inflamación y el estrés oxidativo que afecta negativamente a la telomerasa. Afortunadamente, lo contrario también es cierto: la actividad de la telomerasa puede ser restaurada a través de una dieta centrada en alimentos integrales, suplementos claves, el ejercicio moderado regular y el control del estrés. Por lo tanto, no caben dudas en que llevar un buen estilo de vida es un primer buen comienzo para disminuir el acortamiento del telómero y mantenerse más saludable y activo por más tiempo. 


Si bien cualquier persona con gran voluntad y perseverancia puede lograr cambios en los hábitos de vida, no todas pueden hacerlo sin una ayuda profesional. Más aún, si se quieren lograr mejores resultados, en particular, en lo que respecta a la optimización de las hormonas o a la selección de las vitaminas adecuadas, no hay dudas que un buen consejo médico por un profesional experto en la materia es el camino correcto.

Astragalus membranaceus y campos electromagnéticos



Si bien la medicina natural China viene utilizando esta raíz durante cientos de años para tratar distintas afecciones, el método científico para estudiar la sustancia específica, el astragalósido IV, lleva aún poco tiempo, y las investigaciones están en manos de un pequeño grupo de científicos, aunque aún queda por identificar la dosis terapéutica adecuada y sus posibles efectos secundarios a altas dosis. Como pasa con frecuencia con los suplementos nutricionales o dietarios que no están regulados, muchas empresas se lanzan a ofrecer productos de manera prematura, sin que se hayan concluido los estudios necesarios y sin el control de calidad adecuado del producto. En otro orden, los campos electromagnéticos a una determinada frecuencia parecen ser un área de investigación interesante que merecerá mayor atención por parte de los científicos.
Mirando hacia adelante


Si bien es necesario avanzar en las investigaciones, en particular, a nivel del sistema nervioso central y el corazón, donde el fenómeno del telómero tiene poca o ninguna influencia; 


los actuales conocimientos en algunas áreas son consistentes y permiten incluir una serie de procedimientos confiables y efectivos para el éxito de un “programa integrado de salud y longevidad”.




Referencias:


1. Duk-Chul Lee, Jee-Aee Im, Jeong-Ho Kim, Hye-Ree Lee, and Jae-Yong Shim. Effect of Long-Term Hormone Therapy on Telomere Length in Postmenopausal Women. Yonsei Med J. 2005 August 31; 46(4): 471–479.
2. Barbieri M, Paolisso G, Kimura M, Gardner JP, Boccardi V, Papa M, Hjelmborg JV, Christensen K, Brimacombe M, Nawrot TS, Staessen JA, Pollak MN, Aviv A. Higher circulating levels of IGF-1 are associated with longer leukocyte telomere length in healthy subjects. Mech Ageing Dev. 2009 Nov-Dec;130(11-12):771-6.
3. Kaplan RC, Fitzpatrick AL, Pollak MN, Gardner JP, Jenny NS, McGinn AP, Kuller LH, Strickler HD, Kimura M, Psaty BM, Aviv A. Insulin-like growth factors and leukocyte telomere length: the cardiovascular health study. J Gerontol A Biol Sci Med Sci. 2009 Nov;64(11):1103-6. Epub 2009 Apr 6.
4. Qun Xu, Christine G Parks, Lisa A DeRoo, Richard M Cawthon, Dale P Sandler, and Honglei Chen. Multivitamin use and telomere length in women Am J Clin Nutr 2009;89:1857–63.
5. Calvin B. Harley, Weimin Liu, Maria Blasco, Elsa Vera, William H. Andrews, Laura A. Briggs, and Joseph M. Raffaele. Rejuvenation Research. February 2011, 14(1): 45-56. A Natural Product Telomerase Activator As Part of a Health Maintenance Program. Rejuvenation Research, Volume: 14 Issue 1: February 17, 2011.
6. de Jesus BB, Schneeberger K, Vera E, Tejera A, Harley CB, Blasco MA.. The telomerase activator TA-65 elongates short telomeres and increases health span of adult/old mice without increasing cancer incidence. Aging Cell. 2011 Aug;10(4):604-21.